A continuación encontrarás experiencias de nuestros varias familias anfitrionas que habían convivido un año con un participante extranjero en su casa


Delia NH10
"He tenido la oportunidad de vivir la experiencia de ser parte de una familia voluntaria de AFS. La idea de ser Familia Voluntaria comenzó con la motivación de mi hermano menor de irse en un intercambio escolar a Suiza. Desde el momento en que recibimos la noticia de quien vendría a ser, en mi caso, mi hermana de intercambio de Alemania, toda la familia estaba muy entusiasmada. Personalmente para mí se ha convertido en una oportunidad de conocer y aceptar una cultura diferente, donde te das cuenta que en el mundo se juzga a alguien por de donde viene, cuando en realidad, el convivir con las personas te hace vivir un poquito de esa parte del planeta y la persona que viene a vivir a un lugar diferente no solo aprende costumbres y modos de vida si no que también enseña y transmite las suyas.
Siento que el intercambio cultural ha cambiado mi vida y la hace mejor cada día, porque aprendí que no hay una sola respuesta para todo y que aceptando distintos puntos de vista y diferencias que tenemos todos los seres humanos, el mundo puede convertirse en un lugar mejor, sin discriminación ni rechazos, donde todos seamos iguales."